Lonas de plástico para piscinas

¡Qué gusto da disfrutar de la piscina en el jardín durante los días más calurosos del verano! Pero este placer se puede volver todo un incordio si antes de utilizar la piscina hay que trabajar durante un largo rato para quitar las hojas que puedan haber caído dentro o los insectos y restos de polvo que flotan en la superficie.

Para evitar todo esto, que puede acabar estropeando la calidad del agua, lo mejor es cubrir la piscina cuando no se esté utilizando con alguna de las lonas de plástico que se pueden encontrar en el mercado. Las hay de todos los tamaños y con todas las formas, por lo que siempre se encontrará una que se adapte a la piscina que se ha comprado.

Las mejores lonas son aquella que tienen ojales por los que se pueden introducir cuerdas para atar la lona a la piscina. Este es un método muy sencillo para que quede fijada y no se vaya con el viento. Pero la mayoría de las veces, se utilizan gomas elásticas, mucho más fáciles de colocar que las cuerdas rígidas.

Existen modelos de lonas de plástico para piscinas de obra grandes, esas que para instalarlas es necesario cavar el hueco y hacer una obra. Se trata de piscinas permanentes, de gran calidad, que suelen tener un tamaño mediano o grande. Son perfectas para viviendas en las que se disfruta mucho de la piscina y hay espacio para ella.

También hay modelos para piscinas semipermanentes. Se trata de unas piscinas que se instalan sobre un suelo previamente alisado y que tienen un gran tamaño. No están pensadas para desmontarse todos los años, pero podrían quitarse sin problemas y el terreno quedaría exactamente igual que estaba. Son ideales para poner en una casa alquilada para unos años o si no se quiere hacer una obra.

Por último, hay modelos para piscinas desmontables que se ponen en el jardín durante el verano pero que durante el invierno se desmontan y se guardan. Estas piscinas son perfectas para quienes tienen un jardín que no es demasiado grande y no quieren que esté permanentemente ocupado por una piscina que solo se va a utilizar durante tres meses al año.

Igual que hay diferentes tipos de piscinas también se pueden encontrar diferentes tipos de lonas, con calidades muy distintas y con mayor o menor facilidad para su colocación.