¿Qué es un biobanco?

Los biobancos son lugares en los que se almacenan y custodian materiales biológicos donados por personas. Normalmente, se trata de enfermos que donan órganos o muestras de tejidos, como por ejemplo los que donan Muestras biologicas cancer. Estos biobancos ceden las muestras, con el consentimiento de los donantes, para entidades que realizan investigaciones de carácter médico o biológico. También para farmacéuticas que tienen laboratorios propios con los que investigan nuevos medicamentos.

Los materiales recogidos y almacenados en un biobanco son imprescindibles para poder proceder a la validación de fármacos diana o para investigar los mecanismos de una enfermedad. También son muy importantes a la hora de investigar con los biomarcadores de los pacientes y los asociados a determinadas enfermedades. Estos estudios permiten saber de antemano si un paciente con unas características genéticas puede reaccionar de forma positiva a un medicamento.

Un biobanco puede estar dedicado a muestras en general o pueden estar dedicados a una enfermedad en concreto. Por ejemplo, hay biobancos para el estudio del cáncer que se dedican en exclusiva a recopilar material biológico relacionado con esta enfermedad y que permite que se puedan llevar a cabo muchos de los estudios que actualmente se están realizando en diferentes áreas.

Otro ejemplo conocido son los bancos de cerebros a los que muchos pacientes de enfermedades degenerativas como el Parkinson o el Alzheimer donan sus cerebros una vez que fallecen para que puedan estudiarse los efectos de la enfermedad. Estas contribuciones ayudan a saber qué daños causa la enfermedad en un órgano que es muy difícil de estudiar y del que es muy complicado obtener datos en vida del paciente.

Para que estos biobancos funcionen es necesaria la solidaridad de los pacientes. En muchos casos no es necesario esperar a la muerte para poder donar, sino que se pueden realizar diferentes donaciones en vida. Estas contribuciones son imprescindibles para las investigaciones que se están haciendo.

Todos los pacientes son informados de para qué van a ser utilizadas sus donaciones y pueden impedir que vayan a un fin concreto si no quieren que sea así. Firman un consentimiento informado y sus donaciones tienen un carácter altruista, como las de sangre o las de órganos. No se cobra por donar muestras biológicas, pero la contribución no tiene precio y puede suponer un avance importante para una enfermedad que, tal vez, se padezca o que puedan padecer los descendientes.